Las diferentes regiones cloud que existen, ¿cómo escoger la mejor para tu negocio?

Nuestros compañeros de MCPRO nos contaron, hace tiempo, que este año iba a ser clave para el desarrollo de distintas regiones cloud en España. A lo largo de los últimos meses hemos visto cómo distintas empresas o han estrenado, o están a punto de poner en marcha sus regiones cloud en nuestro país. Pero, ¿qué es exactamente una región cloud y cómo puede afectar a tu pyme?

Aunque ahora os vamos a hablar del tema largo y tendido, para conocer más en profundidad una de las tendencias que más va a sonar en el mercado, os invitamos a este evento de Oracle. El próximo 20 de septiembrela multinacional americana inaugura su Región Cloud Oracle España, de modo que las empresas puedan exprimir al máximo sus datos y sus cargas de trabajo.

Disponer de una región cloud supone en primer lugar que compañías como Oracle están más cerca de sus clientes, pero además reporta toda una serie de beneficios a las empresas. En este sentido, cuando de lo que se trata de de escoger una región cloud, hay una serie de factores que merece la pena tener en cuenta, como son la latencia, el coste, la seguridad o los servicios que se ofrecen desde cada uno de los centros. Vamos a verlo con detalle.

Latencia

La latencia en una red informática está determinada por la suma de retardos temporal que se produce en una red y que está provocado por la demora en la propagación y transmisión de paquetes dentro de la misma.

Esto que en la mayoría de los casos apenas si tiene importancia, para algunas empresas puede jugar un papel vital. En el comercio electrónico por ejemplo, una latencia alta del servidor puede hacer que el usuario no complete el proceso de compra; en los servicios de comunicaciones unificadas, la latencia puede provocar que la experiencia sea desastrosa; e incluso en un plan de recuperación ante desastres (DRP) la latencia puede ser primordial para garantizar que toda la información se resguarde a tiempo antes y durante un evento.

Más recientemente, la sensorización de entornos industriales ha llevado a que las compañías tengan la necesidad de trabajar con información en tiempo real desde todo tipo de puntos de control y aplicativos, y aquí más que nunca, una latencia alta puede afectar a su productividad y a su competitividad.

A la hora de escoger una región cloud, el tener un CPD cerca de las instalaciones de la compañía reduce esa latencia (los datos tienen que realizar un recorrido más corto), por lo que a menudo, este es un o de los argumentos que más importancia tienen para las empresas que migran parte de sus sistemas críticos al cloud.



Coste

El salto a un entorno cloud supone en principio una reducción de costes para la empresa, que en parte ya no se tiene que ocupar de invertir en la renovación o el mantenimiento de su hardware.

Esto no quiere decir sin embargo que el cloud no tenga costes asociados y que van más allá de los servicios que se contratan. Variables como el coste de la energía, el suelo en el se construye el centro de datos o incluso los impuestos que pagan las tecnológicas en los distintos países, explican que no todas las regiones cloud cuesten lo mismo, incluso si la «marca» no cambia.

En ese sentido, si la latencia no es primordial para una compañía, estudiar el coste que tienen las distintas regiones puede ser interesante, especialmente cuando de lo que se trata es de procesar grandes volúmenes de datos.

Seguridad y compliance

En el viaje al cloud que están llevando a cabo la mayoría de las empresas, la seguridad de los datos y en muchos casos el cumplimiento con las distintas regulaciones (como puede ser GDPR) juega un papel crítico.

El poder contar con una región cloud dentro de la UE e incluso dentro del propio país de la empresa cliente, se ha convertido en un requisito vital en sectores altamente regulados, por no hablar de unas administraciones públicas que en ningún caso querrían que los datos de sus ciudadanos pudiesen «viajar» a terceros países.

De hecho, que como en el caso de España, las principales compañías tecnológicas del mundo estén apostando por crear regiones cloud en nuestro país, demuestra hasta qué punto este requisito es importante para cada vez más empresas.

Servicios

Los grandes hiperescalares suelen contar con un extensísimo número de productos y servicios, cuyo núcleo principal ofrecen de forma idéntica a lo largo de todas las regiones cloud en las que tienen presencia.

Sin embargo, algunos productos y servicios solo están disponibles en determinados centros de datos, por lo que las compañías que quieren contratarlos tienen dos opciones: optar por un contrato Multi-Región (bastante habitual) o por el contrario, informarse de si ese servicio concreto que le interesa está disponible en la región cloud que sobre el papel le parece más atractiva.

Como hemos apuntado, las compañías tecnológicas se aseguran que sus servicios más populares sean accesibles desde todas las regiones y en general este es un «problema» que tendrán que enfrentar un porcentaje muy pequeño de compañías, pero en cualquier caso, conviene tenerlo en cuenta.

Disaster Recovery

A nadie se le escapa que una caída de la red puede costar millones de euros a una empresa. Que un proveedor cloud experimente un incidente de seguridad que impida acceder a nuestra información corporativa es un riesgo que casi nadie está dispuesto a asumir.

Para evitar el que sin duda es el peor de los escenarios, muchas regiones cloud cuentan con centros de datos redundantes en la misma región, normalmente separados por pocos kilómetros de distancia. ¿Y si se produce un tsunami u otra catástrofe natural que pueda afectar a todos los centros de una misma región?

En algunos casos, suele existir otra nube de respaldo que puede o no encontrarse dentro del mismo país. En ese caso algunas empresas podrían estar interesadas en saber dónde se está realizando ese backup.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *