Las ocho dificultades que afectarán a los pequeños negocios hasta final de año, según Cámara de España

Es evidente quel tejido productivo español está preocupado por la situación económica. Pero el ‘Estudio de Clima Empresarial 2022′ elaborado por la Cámara de Comercio de España, en colaboración con Sigmados, confirma esta sensación y pone de manifiesto las principales dificultades identificadas por los autónomos y empresarios de aquí a final de año. En el documento también se explican las principales estrategias con las que los negocios pretenden hacerle frente a la situación.

El encarecimiento de la energía y la inflación de los productos ha generado un panorama económico poco favorecedor para las empresas, especialmente para aquellas de menor tamaño. Son negocios que, como se observa en el estudio, muestran siempre un mayor grado de negatividad que las medianas o las grandes. Si bien, el documento de Cámara de España, refleja un clima de “pesimismo generalizado entre las empresas españolas sobre su actividad en el conjunto de 2022. En efecto, seis de cada diez empresas encuestadas se declaran poco o nada optimistas sobre su evolución en el presente ejercicio”, como resume la entidad en un comunicado emitido a raíz de la publicación del Estudio.

En total, el 58,9% de las más de 2.000 actividades encuestadas afirmaron sentirse “poco o nada optimistas” con respecto a su situación, y sólo un 40% dijo ser optimista. Este contexto de “pesimismo generalizado” se debe concretamente a ocho factores. Se trata de una batería de dificultades que han sido detectadas por los dueños de las empresas españolas y sobre las que se alertan en el documento, son las siguientes:

  1. Encarecimiento de los precios de la energía y/o materias primas.
  2. Escasez de materias primas/problemas de abastecimiento.
  3. Incremento de costes laborales.
  4. Elevada presión fiscal.
  5. Escasez de mano de obra.
  6. Escasez de la demanda.
  7. Problemas financieros y/o de liquidez.
  8. Morosidad/plazos de cobro.

¿Cuál es la dificultad que más afecta a los autónomos?

Aunque las ocho dificultades identificadas en el Estudio de Clima Empresarial están afectado de manera negativa a la recuperación y crecimiento de los pequeños negocios, no todas ellas inciden de la misma manera. La dificultad que más le inquieta y preocupa a los autónomos es la subida de los precios de la luz o el combustible. De hecho, el 80,8% de los encuestados afirmó que los precios de la energía es su primera dificultad.

En segundo lugar, muy unido al factor de la energía, se encuentra la inflación, la subida de costes de las materias primas y los problemas de abastecimiento que se puedan generar. Esto es una importante dificultad para el 42,6% de los empresarios que participaron en el estudio. En tercer lugar, con un el 34,3% de los encuestados preocupados por este factor, se encuentra el incremento de los costes laborales, hay que tener en cuenta que el estudio se realizó en verano cuando el Gobierno anunció su intención de subir nuevamente el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).



Es evidente quel tejido productivo español está preocupado por la situación económica. Pero el ‘Estudio de Clima Empresarial 2022′ elaborado por la Cámara de Comercio de España, en colaboración con Sigmados, confirma esta sensación y pone de manifiesto las principales dificultades identificadas por los autónomos y empresarios de aquí a final de año. En el documento también se explican las principales estrategias con las que los negocios pretenden hacerle frente a la situación.

El encarecimiento de la energía y la inflación de los productos ha generado un panorama económico poco favorecedor para las empresas, especialmente para aquellas de menor tamaño. Son negocios que, como se observa en el estudio, muestran siempre un mayor grado de negatividad que las medianas o las grandes. Si bien, el documento de Cámara de España, refleja un clima de “pesimismo generalizado entre las empresas españolas sobre su actividad en el conjunto de 2022. En efecto, seis de cada diez empresas encuestadas se declaran poco o nada optimistas sobre su evolución en el presente ejercicio”, como resume la entidad en un comunicado emitido a raíz de la publicación del Estudio.

En total, el 58,9% de las más de 2.000 actividades encuestadas afirmaron sentirse “poco o nada optimistas” con respecto a su situación, y sólo un 40% dijo ser optimista. Este contexto de “pesimismo generalizado” se debe concretamente a ocho factores. Se trata de una batería de dificultades que han sido detectadas por los dueños de las empresas españolas y sobre las que se alertan en el documento, son las siguientes:

  1. Encarecimiento de los precios de la energía y/o materias primas.
  2. Escasez de materias primas/problemas de abastecimiento.
  3. Incremento de costes laborales.
  4. Elevada presión fiscal.
  5. Escasez de mano de obra.
  6. Escasez de la demanda.
  7. Problemas financieros y/o de liquidez.
  8. Morosidad/plazos de cobro.

¿Cuál es la dificultad que más afecta a los autónomos?

Aunque las ocho dificultades identificadas en el Estudio de Clima Empresarial están afectado de manera negativa a la recuperación y crecimiento de los pequeños negocios, no todas ellas inciden de la misma manera. La dificultad que más le inquieta y preocupa a los autónomos es la subida de los precios de la luz o el combustible. De hecho, el 80,8% de los encuestados afirmó que los precios de la energía es su primera dificultad.

En segundo lugar, muy unido al factor de la energía, se encuentra la inflación, la subida de costes de las materias primas y los problemas de abastecimiento que se puedan generar. Esto es una importante dificultad para el 42,6% de los empresarios que participaron en el estudio. En tercer lugar, con un el 34,3% de los encuestados preocupados por este factor, se encuentra el incremento de los costes laborales, hay que tener en cuenta que el estudio se realizó en verano cuando el Gobierno anunció su intención de subir nuevamente el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

El 20,1% de los encuestados señaló directamente a esta dificultad de falta de demanda. Se trata uno de los aspectos que más le preocupan a los autónomos, pues de los niveles de consumo de la población depende la supervivencia de su actividad. De hecho, como se puede ver también en el informe, son los negocios más pequeños los que hacen una previsión de ventas negativas. “A partir de ese tamaño, los saldos son positivos y, según sea más grande la empresa, mejor es la previsión que se realiza sobre las ventas en España” recoge el documento analizado.

Por último, se encuentran las dificultades monetarias de los autónomos. Así, el 12,7% avisaron de las dificultades de liquidez y el 12,6% de los problemas de morosidad y el atraso en el cobro de sus facturas.

Las dificultades van a ir a peor en 2023

El problema de las dificultades identificadas por los empresarios es que lejos de mejorarse en 2023, éstas van a ir a peor. Los empresarios encuestados aportan una visión “negativa cuando se evalúan las perspectivas globales de la economía española”. De hecho, entre las previsiones más negativas, se encuentra una caída de los niveles de consumo de la población. El 72% de las empresas del Estudio cree que el consumo va a empeorar. También los costes laborales, el 72,3% de las empresas manifestó su preocupación por este incremento.

Asimismo, también sobresale en el Estudio que los autónomos y pequeños negocios se encuentran preocupados por el acceso a financiación en 2023: más de un 66% afirmó que las condiciones para acceder a un préstamo empeorarán.

En general, como se pueden observar en la siguiente tabla, el panorama a futuro es negativo y al rededor del 60% de las actividades encuestadas creen que la actividad económica va a empeorar.

Las cinco estrategias de los negocios para frenar los daños de la inflación

Una de las principales conclusiones del Estudio de Clima Empresarial de la Cámara de Comercio de España es que el encarecimiento de la energía y las materias primas es una de las principales preocupaciones de todos los empresarios, independientemente del tamaño de su empresa.

Ambos factores pueden suponer un problema de abastecimiento para su actividad, por ello los encuestados han detallo cuáles serán las cinco estrategias con las que pretenden reducir los daños y no tener problemas de falta de materias primas. Estas serían la siguientes:

  1. Aumentar la proporción de proveedores de cercanía.
  2. Diversificar los proveedores.
  3. Mejorar la capacidad de predecir problemas de abastecimiento.
  4. Aumentar el inventario de existencia en almacén.
  5. Diversificar los medios de transportes de la distribución.

Otra cuestión importante: la pérdida de empleo

La pérdida de empleo es otra de las previsiones negativas que hacían los empresarios que participaron en la elaboración del Estudio este verano y que se ha confirmado este miércoles con la publicación de los datos medios de afiliación. Así, en el documento, los negocios encuestados hicieron una previsión negativa para las futuras contrataciones. Es decir, estimaban que no se iban a ampliar plantilla. Si bien, como destaca el documento, “se aprecia una tendencia gradual según el tamaño empresarial: a mayor tamaño, se modera el pesimismo respecto a la previsión del empleo para 2023”.

Se trata de la previsión de una pérdida de volumen de empleo que se confirma con los últimos datos publicados por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. En la publicación de datos afiliados a mediados de mes, se observa como se van a destruir 187.000 puestos de trabajo. No obstante, son datos desestacionalizados. Si se tiene en cuenta la temporada de verano, se produce un incremento de afiliación 65.000 personas, según las previsiones de datos medios del Ministerio.

CEPYME pide un plan de emergencia para los pequeños negocios

La Confederación Empresarial de la Pequeña y Mediana Empresa (CEPYME) ha emitido un comunicado en el que reclamar al Gobierno “la aprobación de un plan integral de apoyo a la empresa”. Según justifica la patronal de los pequeños negocios, la situación actual de muchas pymes es muy delicada y cree que debería tenerse en cuenta antes de implementar cualquier medida que les pueda afectar.

“En este contexto, el previsible freno de la actividad en este otoño complica el escenario para las empresas españolas, que afrontan un encarecimiento generalizado de los costes, especialmente de la energía y materias primas y un endurecimiento de las condiciones financieras, como consecuencia del incremento de los tipos de interés y la mayor cautela de las entidades financieras a la hora de conceder créditos, debido a la creciente incertidumbre, lo que puede poner en riesgo la viabilidad de muchas compañías, sobre todo las de menor dimensión, que cuentan con recursos más limitados para afrontar estas dificultades” recogen en un comunicado.

Por todo ello, urgen un plan de acción al Gobierno de lo contrario “cabe esperar un incremento de mortalidad empresarial en los próximos meses, también auspiciada por el fin de la moratoria concursal el pasado 30 de junio” aseguran en el comunicado.

IVANA HARO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.